Lo cotidiano, por habitual, nos  pasa desapercibido.

Las plantas siempre están ahí, por todos los sitios.

Por corrientes que sean, si nos paramos, nos fijamos o incluso las miramos con una lupa, descubriremos un mundo nuevo de extraordinaria belleza.



 
 

Imagen y cuadro de Lavandula pedunculata.



   

Imagen y cuadro de Diplotaxis erucoides



 
 

Imagen y cuadro de Fumaria officinalis 



    
 

Imagen y cuadro de Convolvulus arvensis



   
 

Imagen y cuadro de Papaver rhoeas



 
 

Imagen y cuadro de Moricandia arvensis 



   
 

Imagen y cuadro de Calluna vulgaris



   
 

Imagen y cuadro de coronilla minima lotoides



     
 

Imagen y cuadro de Jasminum officinale



 
 

Imagen y cuadro de Cymbalaria muralis 



  
 

Imagen y cuadro de Helichrysum stoechas



 
 

Imagen y cuadro de Salvia verbenaca 



  

  Imagen y cuadro de Reseda lutea 



 
 

Imagen y cuadro de Vicia sativa